el defoliado del bonsai

En esta nueva lección del Curso de bonsai por internet de la escuela de bonsai online, tratamos una técnica importante. El defoliado de los bonsais.

El defoliado quizás parezca una técnica simple pues tan solo consiste en que nosotros quitamos las hojas de las ramas a nuestro bonsái.

Un ficus tiger bark recien defoliado. Defoliaod completo

Esta acción, no necesariamente tiene que ser un defoliado total, es decir eliminar todas las hojas al árbol completo.

Tipos de defoliado

Podemos hacer varios tipos de defoliados parciales y por supuesto también un defoliado total y completo. Sin embargo lo importante es conocer que motiva esta eliminación de hojas, en que épocas se realiza y cuando vamos a aplicar las diferentes formas que el defoliado nos ofrece.

Hay dos tipos de defoliado. El defoliado total y el defoliado parcial.  El  total sólo se puede hacer de una forma, que es quitando todas las hojas del bonsai, cortando todas y cada una de ellas.

Si arrancamos la hoja con las manos o con una pinzas,
nos llevamos, junto a la hoja, la yema latente.
Esto supone que el árbol no emitirá ni ramas ni hojas
por esa posición, resultando inútil el defoliado.
Nunca se deben de arrancar las hojas en el defoliado.

Las hojas del bonsai, hay que cortarlas por el pecíolo, no se deben de arrancar ni se deben de recortar.

Además debemos de tener algo en cuenta, y es importante, un detalle: siempre debemos de eliminar las yemas terminales de cada rama o brote joven.

A esta técnica se le llama despuntado y evita que nuestro bonsai brote por las puntas.

Eliminamos las yemas terminales porque sí no las eliminamos, en la nueva brotación tras el defoliado, toda la fuerza del árbol se va a centrar en alargar la rama y brotará exclusivamente de las puntas y no vamos a conseguir el resultado que buscamos.

Con este defoliado total, conseguimos que de cada yema latente que se ubica en las axilas de cada hoja, vaya a brotar una nueva rama.

Es decir, obtenemos una ramificación más fina y a la vez reducimos el tamaño de la hoja.

Es evidente que eliminar toda la masa verde de un árbol tiene consecuencias, pues la nueva brotación exige al bonsai un enorme esfuerzo en movilizar reservas y energía, motivo por el cual solo podemos defoliar un árbol sano y vigoroso.

El defoliado parcial vamos a dividirlo vamos a utilizar lo que vamos a decir el defoliar

Defoliado de media hoja:

Consiste en el corte de las hojas más grandes de un bonsai existentes por la mitad.

Esto incentiva la nueva brotación pero conserva parte de la hoja para asegurar energía suficiente hasta que los tejidos de la hoja dañada sean sustituidos.

Con esta técnica somos más conservadores en aquellos casos o especies que no aceptan bien el defoliado completo, como por ejemplo el ficus benjamina, que retira savia si eliminamos completamente las hojas.

Lo que haremos es coger la hoja con los dedos suavemente y la doblamos  con cuidado a lo largo del nervio.

Con una tijera de pinzar para bonsai ligera y bien afilada, la cortamos en bisel.

Esto no tiene solo una justificación biológica, sino que además tiene una base estética.

Si cortásemos la hoja por la mitad, el aspecto sería el de un árbol dañado, con hojas cortadas. Como miembros amputados. Y la sensación que transmitiría el árbol será de enfermedad, de daño.

Un resultado realmente feo. Sin embargo cortando en bisel, no es tan feo, se mantiene la forma lanceolada y triangular de una hoja y la función de defoliado es la misma.

Oferta por tiempo limitado
Tijeras de pinzar para bonsai
Tijeras ligeras de pinzado perfectas para defoliado. Gran calidad de acero y fabricación japonesa al mejor precio.

Con toda la masa foliar haremos lo mismo, vamos cortando y el resultado aunque no sea excelente, si que en un primer golpe de vista ya parece que son hojas pequeñas.  Entonces esta es la forma de hacer un defoliado parcial cortando las hojas a la mitad.

Podemos usar este corte de hojas en otra situación.

En las axilas de muchas hojas y de forma natural, van saliendo nuevos brotes.

Esa hoja es una hoja vieja, podemos identificarlas porque suele ser mucho mayor en cuanto a tamaño que las demás.

Lo que haremos con esa hoja, bajo la que sale una nueva ramita, es  a hacer un defoliado de media hoja.

Esa hoja vieja es mucho más grande, recibe más sol y tapa las inferiores. Funciona como un chupón y antes o después el árbol la debe eliminar, pues está quitándole la savia al brote, se está quedando el flujo de savia de la nueva brotación gracias a su posición privilegiada.

Entonces estas hojas que son más grandes las eliminamos, cortamos por la mitad y el árbol acelera el proceso de eliminarla.

La hoja sigue haciendo la fotosíntesis en parte pero no consume tanta sabía como antes o prácticamente ninguna y dejamos que la nueva brotación se dispare al recibir un nuevo aporte de energía.

Esto es mucho menos drástico que un defoliado total y el riesgo es ninguno ya que estimulamos la nueva brotación aun conservando parte de las hojas grande.

Simplemente retiramos lentamente las hojas más grandes que son las más viejas del año pasado y dejaremos solamente la brotación de una forma un poquito más estética y teniendo un seguro de vida que es el tira sabias,  un brote o una hoja o una rama que hace la función de estimular el funcionamiento de la savia de la rama hasta ese punto de manera que la rama no retira sabía nunca porque siempre tiene que alimentar una parte del árbol aun viva.

Si no tuviera nada que alimentar si es posible y probable que la rama retirarse savia.  Esta es la forma de hacer el defoliado media hoja y la variante de hojas viejas, que consiste simplemente en quitar poco a poco hoja vieja del año pasado y de dos años en perennifolio, quedando sustituida por las hojas de la nueva brotación

Defoliado por secciones

Se eliminan solo la hojas de una parte del árbol. Por ejemplo de la mitad izquierda, de las ramas inferiores, de solo una rama, etc.

El objetivo es conducir el vigor y la fuerza del árbol hacia otra parte con menos vigor.

Pongamos un ejemplo con este ficus.  Esta rama superior de aquí es nueva, se ha hecho de un solo brote de hace 3 o 4 años porque el árbol había sufrido una remodelación completa.

Ahora a partir de brotes nuevos queremos crear todo un ápice.  Entonces  el defoliado de equilibrio lo que nos puede aportar es equilibrar el vigor del resto del árbol y utilizarlo para estimular un mayor crecimiento en estas nuevas ramas, para que adquieran mas grosor y crezcan más rápidamente.

Lo que haremos será defoliar le resto del árbol, que es la parte antigua del bonsai y la parte que tiene una ramificación gruesa, mas conseguida, que  ya tiene un calibre importante y dejaríamos sin defoliar esta parte recién creada con nuevos brotes.  

Debilitaríamos la parte ya trabajada a favor de la nueva,  reteniendo el vigor de una zona y estimulando ahora el flujo de savia de la otra parte.

La sección del árbol defoliado, funcionaría bastante más lenta durante un tiempo. Engordará muy poco, emitirá hojas pequeñas y brotes cortos, etc.

Las hojas siempre deben de eliminarse mediante el corte dle peciolo.

La parte nueva no defoliada, justo al contrario, explotará la brotación,  con hojas grandes y brotes largos que engordarán las ramas que vayamos a conservar.

Esto lo mantendremos hasta que en la nueva ramificación del ápice recién creado, consigamos el calibre que queremos, una vez  conseguido esto, comenzaremos a rectificar esa fuerza hacia el equilibrios de ambas partes.

Cuando prácticamente  el equilibrio se haya restablecido y tengamos la nueva parte del árbol bien construida, dejaremos de aplicar los defoliados parciales, el crecimiento será igual por todas partes y el tamaño de la hoja se parecerá más de una parte a otra.  

Este defoliado no puede realizarse constantemente, estamos hablando de un trabajo de varios años dejando al menos un año de descanso al árbol para que se recupere de los defoliados.

Nosotros tenemos las herramientas para equilibrar siempre los árboles con un poquito de conocimiento del pinzado, del defoliado parcial y del completo.

Objetivos

Muchas veces me llegan preguntas al correo electrónico o por el chat que me preguntan: ¿cuántas veces se puede defoliar un bonsai?.

Yo creo que ese planteamiento está mal, que la pregunta debería ser porque tengo que defoliar un bonsái.

Hay que aclarar que no es bueno defoliar. Es una técnica estresante para el árbol y peligrosa. El defoliado es casi casi como el trasplante.

Si os fijáis en la naturaleza,  a no ser que se haga por un ataque de orugas o algún tipo de larva o algo así, es difícil encontrar un árbol de forma natural que no sea por un acontecimiento estresante y peligroso como una sequía, altas temperaturas o un incendio.

Es decir, el defoliado es una técnica un poco fuera de lo natural, lo mismo que el trasplante, que son ambas técnicas estresante para el árbol.  Por eso el árbol produce una hoja más pequeña después del defoliado, porque le estamos provocando un estrés y ese estrés produce la microfilia

Por eso se recomienda para ramificar algunos árboles perennes el pinzado y no el defoliado. Los caducos ya hacen de manera natural al tirar la hoja su propio defoliado con una nueva brotación y una ramificación nueva en la siguiente estación.

De igual manera, los árboles perennes tienen aunque no sea un caso tan evidente como los caducos sí es verdad que en verano o finales de verano el árbol perenne tira la hoja vieja.

Pone las hojas amarillas, se ponen feas quizás y con manchas, pero no es algo negativo si solo afecta a algunas pocas, pues solo significa que el árbol se ha deshecho de ellas y hace una brotación nueva con una renovación no tan evidente como en caducifolio pero si que significativa.

Que árboles defoliar

Entonces ¿porqué recomendar  defoliar un árbol?

Bueno pues en el caso de los defoliados parciales, son mucho menos lesivos, siempre son para estimular la nueva brotación

Para que entre luz dentro de la estructura del árbol, en el interior y dentro de la ramificación del árbol para que no se malogren nunca los brotes interiores y para que nazcan otros nuevos.

En la mayoría de los casos sobretodo en árboles jóvenes que queremos estructurarlos y crear una ramificación rápida, se puede hacer mediante el defoliado.

En árboles que ya están ramificados, que están bien,  el defoliado es innecesario.

El defoliado no es una técnica válida para las coníferas. así que no vamos a tratar el método para pinos, juníperos, cipreses ni similares, puesto que no existe, salvo alguna experiencia anecdótica en Japón.

En el caso de pinos, la reducción de hoja se consigue con el metsumi y en juníperos con el pinzado de puntas y alargar el periodo entre trasplante y trasplante.

No os lancéis a hacer defoliados sin valorar el objetivo a conseguir y el estado de salud.  El árbol tiene que estar en un estado de salud óptimo. porque nos lo cargamos si no.  Que se muere.

Un árbol que está bajo de salud y le metemos un trabajo fuerte y estresante como un defoliado y lo terminamos de matar. El tema que es una gran tendencia errónea, es que si tenemos un árbol que está mal, que no responde, con poco crecimiento y síntomas quizás de debilitamiento o algún enfermedad…¿que hacemos?

 Pues lo trasplantamos,  los defoliamos y  le echamos mil productos y remedios. Eso es un error terrible. Cuando tengamos un problema y no sepamos lo que es lo primero que deberíamos hacer siempre es acudir a un experto . Consultar y pedir opiniones.

Trabajos post defoliado

Para concluir, hagamos algunas anotaciones interesantes.

Un arbol defoliado debe haber sido abonado con anterioridad. Esto permite una brotación vigorosa y que el árbol supere la fase de estrés con mejores condiciones. En la escuela de bonsai online disponemos de un gran catalogo de abono orgánico de liberación lenta, el más adecuado para bonsai.

Puede ser buena idea usar un abono con cifras altas de nitrogeno, como por ejemplo biogold.

Si además deseamos aplicar algún producto revitalizante, será un ayuda bienvenida. Puedes elegir dentro de una gran variedad, pero sin duda, Lombrico Raíces nos ofrece lo que pretendemos conseguir al ser un bioestimulante ante situaciones de estrés

Después de defoliar un árbol es un buen momento para aprovechar y hacer una selección de las ramas que queremos.

Las que no resulten útiles para el diseño se pueden eliminar y tapar con un poco de pasta.

También es una buena ocasión para pinzar los brotes antes de defoliar, así evitamos trabajar en vano.

Damos por terminada la lección dedicada al defoliado de los árboles.  En el vídeo de la Escuela de Bonsai Online de David Cortizas podrás repasar con más facilidad los ejemplos y detalles de las acciones realizadas así como posición de corte, etc

[Total: 0   Promedio: 0/5]