ubicación del bonsai

Donde ubicar un bonsai

Curso de bonsai- Lección 1

Bienvenidos a esta primera lección del curso de la Escuela de bonsái Online.

En esta primera leccion dirigida a principiantes y aficionados de nivel medio, vamos a hablar sobre la ubicación de nuestros bonsais. Recuerda que tienes el buzon y el correo elecrtornico para relaizar consultas y plantear dudas. Y por supuesto puedes dejar en los comentarios todas las preguntas que quieras,

Una de las preguntas estrella cuando comenzamos en la afición, siempre ha sido donde colocar mi bonsai y cuándo y cómo tengo que regarlo, que será materia de la segunda leccion del curso.

 Como hemos dicho, vamos a empezar desde la base y por supuesto vamos a responder esta y otras muchas preguntas que aparecen desde nuestros inicios a los diferentes apartados de este artículo.

Especies

Vamos a prestar atención primero a donde colocamos nuestro bonsai y hacia dónde orientarlo. Lo primero que tenemos que tener claro es la especie que podemos tener según donde vivamos.  Eso es muy fácil de saber o al menos tener una idea aproximada. Podéis mirar en vuestro entorno, en los jardines, en el campo, e ir familiarizandose con las especies que se dan bien según en la zona en que vivamos

Luego cualquier duda que tengáis con respecto a alguna especie de árbol en particular, podemos resolverla a través del correo electronico o de los comentarios que hay más abajo en todos los post de las lecciones.

Además, una vez reconocidas las especies, os recomiendo que lo mireis tambien en cualquier página de consulta, como las fichas de infojardín, que incluye gran cantidad de guias de cuidado para cada especie de bonsai.

Con estos recursos, vais a conocer las temperaturas máximas y las mínimas que te permite tener un árbol y las puedes comparar con las temperaturas de tu zona. Además tiene informsción sobre si la ubicación tiene que ser exterior, ( interior nunca) si se cultiva sombreado, protegido del sol o protegido del frío o si necesita mucha agua.

Una cosa que tenemos que tener muy clara es que no existe el bonsai de interior aunque muchos centros comerciales muchas grandes tiendas, grandes superficies y demás nos vendan bonsai etiquetados como bonsai de interior.

El bonsai de interior

El bonsai de interior no existe.  El concepto interior, se refiere a que hay especies tropicales que soportan mejor la situación en interior que otras especies de campo por ejemplo un olivo dentro de un piso no nos duraría nada, menos de un ciclo.

Sin embargo, un bonsai de ficus, dentro de un piso con mucha claridad aguantaría varios años, pero siempre con una problemática que vamos a explicar más abajo.

Entonces es importante que tengas muy claro eso, que no existe el bonsái de interior. Un bonsai es un árbol, un árbol siempre debe vivir  en exterior.

Exposición al sol

Una cosa a tener en cuanta, que es importante,  muchas veces nos dicen que aplicando la técnica del defoliado, se reduce sensiblemente el tamaño de la hoja. Es cierto, pero es un esfuerzo adicional para cualquier árbol. L

La reduccion de la hoja por el sol

a hoja nueva se reduce sensiblemente y de forma más efectiva cuando la exposición es total al sol.

Esa es la realidad, que la mejor reducción de la hoja se hace a través de la exposición completa al sol y no solo estresando al árbol.

Quizás suena contradictorio, pero tiene  una explicación,

Para el árbol es muy importante ser sometido a las inclemencias de la naturaleza: el frío el sol la lluvia el viento. Eso hace que el árbol desarrolle más corteza y que la hoja se curta también.

Se ha demostrado que un árbol de la misma especie y de la misma edad con un vigor similar que ha sdo cultivado en exterior ha producido hasta 5 centímetros más de grosor de corteza que un árbol cultivado en el interior de un invernadero.

Eso se debe a que el árbol como he dicho antes se protege desarrollando más fuerte hoja y corteza. 

Se protege del frío, de la dureza del entorno. Es un claro ejemplo de por qué es importante la inclemencia de la naturaleza para nuestro árbol.

Quería con esto recalcar la importancia del cultivo en exterior en la ubicación que la especie de nuestros árboles  demande.

Existe una problemática a la hora de cultivar nuestro bonsai en interior. Mucha gente piensa que la clave de la reducción del tamaño de la hoja está en el defoliado del bonsai. Es verdad que cuando defoliamos un árbol, la nueva hoja es sensiblemente inferior del tamaño a la hoja vieja anterior, pero la verdadera clave del éxito a la hora de reducir el tamaño de la hoja está en la plena exposición al sol.

Las hojas de nuestro bonsai como las de todas las plantas se componen de unas células que son fotocaptoras, eso quiere decir que cuando el árbol no tiene plena exposición al sol la hoja actúa como el obturador de una cámara de fotos abriéndose y haciéndose lo más grande posible.

Esto es una estrategia natural para capturar la mayor cantidad de sol posible en sus células para hacer la fotosíntesis. Incrementando la superficie de exposición.

Entonces queda claro que el árbol a pleno sol reducirá la hoja a su mínima expresión. Muchos árboles se recuperan en cuanto a salud y vigor solo con un cambio de ubicación, con una mejora de su exposición y con una adecuación a sus necesidades biológicas.

La distancia de los entrenudos

Otra de las problemáticas que nos encontramos a la hora de cultivar árboles en maceta en interior es la distancia de los entrenudos, de la misma manera que la hoja del árbol o de la planta se pone lo más grande posible actuando como el obturador de una cámara de fotos para capturar la mayor cantidad de lúmenes posible,  lo que hacen las ramas nuevas al no tener sol directo es crecer lo máximo que le permita su genética  para llegar lo más alto posible

Eso se ve mucho en las junglas, lo vemos también en la selva amazónica que los árboles tienen una lucha por llegar a lo más alto y los que se quedan abajo mueren exactamente por el mismo motivo. La pérdida paulatina de exposición a su fuente de energía.

Recordemos que los árboles son autótrofos. Generan energía a partir de los rayos de sol.

Lo mismo nuestro árbol, pues para llegar lo más alto posible para ver si puede conseguir el sol directo que demanda y tener una mejor ubicación y una mejor calidad de acceso a la energía, emitirá varas largas y entrenudos de hojas cada vez mas separados del tronco y entre sí.

Una parte muy importante de la problemática en torno al cultivo en interior de nuestros bonsai es que  terminan por convertirse en árboles enfermizos por la falta de ventilación, de insolación, etc.

Aunque un hongo normalmente se desarrolla donde hay mucho calor y humedad, dentro de las casas aunque no tengamos ese nivel de calor ni de humedad puede aparecer igualmente, debido a la falta de ventilación.

Ubicación

Una buena ubicación aporta salud

Estas condiciones de espacio cerrado, hacen que los hongos proliferen, al igual que ocurre con las humedades en las paredes de las viviendas.

Los hongos causan  enfermedades que según en qué especies de árboles son prácticamente letales.  Un problema que aparecerá con gran probabilidad si nos empeñamos en tener dentro de las casas un árbol.

Aunque no sea directamente una enfermedad, un cultivo sometido a los cambios del aire acondicionado y las calefacciones, radiadores, estufas, alteran las condiciones naturales de un ser vivo,  todo lo que sean radiadores estufacalor es que no sean naturales y aire acondicionado matan el bonsái en poco tiempo.

Vamos a dedicar unas líneas a las personas que tienen un árbol en un piso que tiene solo un balconcito o una terraza. Más aun, aquellos que solo tienen una ventana. Es muy usual, se escucha muchas veces.

Es el caso de un aficionado que le gradan los bonsais, al principio. Gente que te dice que tiene un árbol y que por la mañana lo pone en una ventana donde da el sol y luego por la tarde la cambia porque parece ser muy fuerte o porque ha encontrado un punto mejor en otro lugar.

Siempre es mejor tener el árbol es una ubicación fija. Para que cale, lo vamos a repetir.  Siempre, el bonsái,  en una ubicación.  Es un error estar cambiándolo de sitio. Va contra la propia naturaleza de una planta.

Cambiar un árbol de lugar

Se pueden rotar los arboles cada quince día o un mes para que el sol les incida igualmente en todas la partes. Que una parte no quede debilitada. Se pueden cambiar una vez por temporada, para que pasen el invierno más protegidos o con mayor horas de luz. Pero no debes mover tu árbol cada día, ni si quiera cada semana.

Pasamos ahora a tratar una cuestión importante. El movimiento aparente del sol. Estos son solo unas nociones básicas para que luego, cada uno, dependiendo donde estéis y de vuestra orientación podáis adaptarlo.

 Así tomareis la decisión correcta sobre dónde queréis tener vuestra colección de bonsái.

Orientacion adecuada de tu bonsai

 Con una brújula en la mano, nos vamos a  orientar en dirección norte. Nuestra espalda quedará con orientación sur.

Tenemos que tener en cuenta el movimiento aparente del sol sobre la tierra. Que va de este a oeste.  El movimiento aparente del sol no tiene nada que ver con el movimiento de la tierra alrededor del sol.

Ese movimiento aparente del sol es simplemente como nosotros lo vemos recorrer el horizonte desde nuestra ubicación.  

Para ubicar adecuadamente nuestros árboles, debemos buscar la zona de mayor insolación, y esa zona responde a nuestra posición. Siempre que sea posible, nuestros árboles deben estar siempre orientados hacia el sur, dispuesto de este a oeste.  

Si el árbol recibe mucho sol por el frente, la espalda va a quedar un poco más débil con el tiempo, entonces, como hemos comentado un poco mas ariba,  también será necesario rotarlos cada cierto tiempo.

Las diferentes especies de árboles y arbustos, también pueden tener diferentes requerimientos de fotoperiodos. Ser árboles secundarios, vivir en semisombra, etc.

No existe una posición perfecta, pero si una ubicación  más adecuada.

Una buena forma de confirmar esto, es mediante la orservacion. Mirando las copas de los árboles que siempre muestra tendencia hacia el sur, al estar más crecidas. La naturaleza siempre es la mejor de las maestras.

 Volviendo al principio tenemos que tener siempre en consideración nuestra ubicación, las necesidades de cada  Ã¡rbol y las posibilidades que nuestro espacio disponible nos brinda

bonsais colocados sobre un estante de madera
Nuestros bonsais deben de tener un espacio alrededor para que la luz del sol y el viento penetren sin dificultad.

Bonsai en espacios reducidos

Vamos a ver una pregunta que nos puede surgir a muchos:

Hola Me llamo Fernando. Vivo en el norte de Portugal. He tenido algun  bonsa pero han muerto. Quiero intentarlo de nuevo, pues me gustan de verdad. Vivo en un pequeño piso sin terraza, aunque tengo varias ventanas que dan al exterior. ¿Qué especie me recomiendas?

Aunque no tengas terraza, puede ubicar tu árbol en el alfeizar de la ventana, protegiendo con algún soporte, baranda o sistema similar. Si tus ventanas dan al norte, ter aconsejo un arce, por ejemplo, que  pueden vivir razonablemente bien sin grandes periodos de insolación. Si tu ventana da al sur o suerste, las variedades que puedes elegir son casi todas. Empieza por un olmo y seguro que no te arrepientes.

Cuando tenemos poco espacio, debemos de ser cuidadosos con la ubicación de los árboles. Un bonsái necesita un espacio propio. Las ramas de un árbol y el contiguo nunca deben de tocarse. Las macetas no deben de estar en contacto las unas con las otras.

Esto responde a la necesidad de que una zona de bonsai esté siempre bien ventilada. El aire debe circular con facilidad y correr entre las ramas y junto al tronco sin obstáculos.

Una zona de bonsái abigarrada de árboles, muy juntos y con poco espacio, facilita la aparición de plagas y la  transmisión de hongos o enfermedades de un ejemplar a otro.

Después de esta pregunta de ejemplo, vamos a ver algunos otros ejemplos de ubicación.

Esto es un error de calado en nuestra técnica de cultivo. Hay  qe adaptar nuestra colección al especio que tengamos disponible  

Ubicacion del bonsai trasplantado

Sobre los árboles recién trasplantados, deben ubicarse siempre en una zona sombría que no les dé el sol directo, protegido de las corrientes de aire y donde reciba luz pero no insolación  directa.

Un árbol trasplantado merece todos los cuidados, pues está en una situación estresante. Una de las cuestiones fundamentales es elegir una ubicación que cumpla los criterios que hemos mencionado arriba, y no moverlo después de su posición al menos en quince o veinte días. En la lección del trasplante seguiremos profundizando en los cuidados que un árbol trasplantado  requiere.  

[Total: 0   Promedio: 0/5]