como abonar un bonsai

Curso de bonsai – lección 4

Hola aficionado/a al bonsái. Te doy la bienvenida a esta cuarta lección de la guía de cuidados del bonsái. En esta ocasion vamos a conocer como abonar un bonsai

Si has llegado a esta web, gracias por visitarnos. Te invito a que revises las lecciones anteriores si no lo has hecho ya.

Si ya has seguido nuestras lecciones, en esta sección podrás resolver tus dudas con explicaciones detalladas y contestar a preguntas como ¿porque es necesario abonar mi bonsai?¿Qué tipos de abono son adecuados para bonsai? ¿Cómo y cuando abonar mi bonsai?, ¿Es mejor el abono sólido o líquido para el bonsai? y un largo etcétera.

En ocasiones es útil recordar que en bonsai, lo que ponemos en práctica para cultivar el árbol, son técnicas. Esas técnicas son muy amplias, desde el trasplante, al pinzado, poda, etc. Pues el abonado no deja de ser una técnica más.

Los abonos más vendidos de 2021

¿Cual es el objetivo de esta tecnica?

Si damos una respuesta sencilla. diremos que el abonado en el bonsai tiene como objetivo alimentar el árbol a lo largo de su vida.


Sin embargo cómo se ha tratado en otras secciones de este curso gratis de la escuela de bonsai online, el bonsai no obtiene su alimento del abono cómo forma principal sino que el abono es un complemento, un aditivo a los procesos naturales del árbol segun los cuales obtiene la energia.


Estos procesos naturales son la absorción de nutrientes a través de las raíces y gases a través las hojas.

El abono. Tiene además de ese objetivo fundamental de servir de aporte unos objetivos diversos dependiendo de lo que el bonsaista pretende conseguir. Quizás es complicado comprender cuando somos principiantes, por ello vamos a poner un ejemplo:

Supongamos que deseamos podar nuestro bonsái, queremos podar nuestro árbol porque tiene demasiadas ramas cruzadas y mal posicionadas. A eso le llamamos poda de formación y el objetivo es que el bonsai se acerque a las directrices del diseño.

También podemos podar una rama porque se ha dejado a propósito crecer para cerrar una herida que tuviese cerca.

De igual manera es posible que deseemos podar una rama porque se ha dejado a modo de “rama de sacrificio” para que engorde el tronco principal del bonsai.

Como vemos en este ejemplo la poda es una técnica que responde a diferentes objetivos.

El abonado es exactamente igual, una técnica que responde a diferentes objetivos. El bonsaista usa esta técnica en base a las necesidades estéticas, fisiológicas, de diseño, crecimiento, etc.

Si necesitamos que un plantón engorde rápidamente de forma vigorosa usaremos una gran cantidad de abono potente, sin embargo si deseamos en un bol preestablecido conseguir una floración abundante abonaremos de otra forma y sin última instancia lo que queremos es que un árbol se recupere de un nada enfermedad o un proceso estresante abonaremos de una manera distinta.

Cómo ves, en esto radica la afirmación de que el abonado es una técnica que responde al interés en un momento determinado de un árbol y de lo que el bonsaista necesita conseguir.

El abonado en bonsai

En la lección sobre el sustrato para bonsai, hicimos hincapié en asentar la idea de que un sustrato, entre otras funciones, debe asegurar el aporte de los componentes de los que un árbol se alimenta, minerales, agua, iones, etc.

¿Cuando abonar un bonsai?

Esto viene a confirmar que el abono no es el alimento de un árbol, es tan solo un complemento a la nutrición vegetal. Y ese complemento, lo vamos a usar en los periodos en los que el árbol tiene mayo exigencia energética.

Periodos óptimos para abonar nuestros bonsais.

  • A finales de invierno y principios de primavera, el reloj biológico de los árboles se activa, comenzando con el crecimiento y activación de las raíces. Este el el primero de los periodos en los que el árbol necesita mayor energía, y la obtiene de las reservas almacenada sen el otoño anterior.
  • Durante la brotación primaveral el arbol comienza a crear tejidos abundantemente, en forma de raíces, pero sobre todo de hojas, en algunos casos flores e incluso frutos. Aquí el consumo de energía es enorme para el árbol, casi ha agotado sus reservas y necesita grades aportes de elementos nutritivos para fabricar ramas, corteza y hojas.
  • En otoño, el arbol acumula reservas. Cuando el verano concluye y las temperaturas se suavizan el metabolismo del árbol se activa de nuevo, es momento de fabricar y acumular reservas para el invierno. Estas reservas se acumulan especialmente en tronco pero sobre todo en raíces. l.

Con este sistema que conseguimos:

  1. A final de invierno, alimentamos las jóvenes raíces que ya se han despertado. Son las raicillas blancas que vemos en los trasplantes y reducimos el ràpido consumo de reservas .
  2. En primavera damos un añadido de energía en forma de nutrientes para el esfuerzo que la planta hace para brotar, la floración, la reproducción, etc.
  3. En otoño aumentamos la reservas que el árbol guarda en tronco y raíces de cara a la brotación del nuevo año. Con estas reservas lo que aseguramos es una brotación primaveral más fuerte.

Composición del abono

Un abono contiene una enorme cantidad de elementos, aunque los principales se dividen en macronutrientes y micronutrientes. De entre los primeros, los más importantes son el nitrógeno, el fósforo y el potasio.

Ademas contiene otro de carácter secundario (Ca, Cu, Mg, Fe, S, etc) y en menor proporción oligoelementos.

  • Nitrógeno que está representado por la letra N de su símbolo químico.
  • El fósforo representado por la P.
  • Potasio, que se representa por la K
  • El calcio (Ca)
  • Magnesio (Mg)
  • Manganeso (Mn)
  • Cobre (Cu)
  • Hierro (Fe)
  • Azufre (S)
  • etc

Para tener unas nociones básicas sobre los elementos principales de un abono, vamos a describir su función en la planta siguendo como fuente la wikipedia:

El nitrógeno en el abono.

El nitrógeno contribuye al desarrollo vegetativo de todas las partes aéreas de la planta. Es muy necesario en primavera al comienzo de la vegetación, pero es necesario distribuirlo sin exceso pues iría en detrimento del desarrollo de las flores, de los frutos o de los bulbos.

La N, el primero de los elementos que siempre aparece en la formulación y composiciones de los abonos.  El nitrógeno es el macroelemento central de un fertilizante y promueve crecimiento de las hojas y alargamiento de tallos y brotes.

Los abonos con altas unidades de nitrógeno, no son adecuados para bonsai, su potencia es contraproducente en árboles formados. En el sentido contrario, un N elevado será muy útil en aquellos árboles que estén en periodo de engorde, en cultivo o en procesos iniciales de formación

Funciones del fósforo en el abonado

El fósforo refuerza la resistencia de las plantas y contribuye al desarrollo radicular de los árboles. El fósforo se encuentra en el polvo de huesos.

El fósforo (P) es el elemento químico principal en el crecimiento de las raíces del bonsai e incrementa las defensas al colaborar en la inmunidad natural de la planta.

Por este motivo el fosforo es un fertilizante indispensable en abonado de árboles que se han sometido a trabajos muy fuertes de raíces, obtenidos de la naturaleza o han padecido alguna enfermedad radicular.

El potasio como fertilizante

El potasio (K) contribuye a favorecer la floración y el desarrollo de los frutos. El potasio se encuentra de forma natural en la ceniza de madera.

En especies de bonsais de flor y fruto debe tener una presencia importante, como resulta evidente y no debe ser inferior a 3 unidades.

Aunque estemos abonando árboles sin flor ni fruto, un abono sin potasio es un abono incompleto, no es equilibrado. Debemos de aportar a nuestros árboles una cantidad de potasio de entre 2 y 5 unidades para asegurar otros procesos fisiológicos en los que este elemento también esta implicado.

¿Porqué abonamos un Bonsai?

En la naturaleza los árboles y las plantas se fertilizan a sí mismos reuniendo todos los nutrientes que necesitan de la tierra, el aire y el agua y accediendo a ellos a través de las raíces, del suelo, de las hojas, de la lluvia, de la materia orgánica en descomposición, etc.

Los nutrientes en la tierra provienen principalmente de materia vegetal y animal en descomposición debido a bacterias y hongos que metabolizan los macronutrientes y los convierten en micronutrientes que se disuelven en el agua como elementos minerales y otros nutrientes que la planta pueden usar.

Estos químicos que se disuelven a través del agua en la tierra son absorbidos por los capilares de las raíces

Esta solución rica en nutrientes, llamada savia, es llevada hacia arriba del árbol, a través de los conductos del xilema.

A través de una red compuesta por las raíces, tronco/s, ramas y tallos hasta el extremo del árbol y finalmente las hojas.

Las hojas usan la solución rica en minerales y dióxido de carbono, el cual combina usando el poder de la luz solar en el proceso de la fotosíntesis en organelos especializados de las hojas, llamados cloroplastos. Su función es sintetizar glucosa, que  forma la base del alimento de las plantas.

La glucosa es disuelta en agua y entonces redistribuida alrededor del árbol por el floema utilizando un sistema capilar algo más profundo del árbol llamado floema.

Nuestro bonsai usará esta Glucosa como fuente primaria de energía en todos los procesos biológicos de su ciclo vital.

El árbol también mezcla esta glucosa con otros minerales para crear hormonas y glucosas aún más complejas, aminoácidos, proteínas e incluso  toxinas cuando es necesario.

Los Bonsái viven en una pequeña cantidad de tierra en una maceta de cerámica, así que asumimos por una cuestión de espacio, que se acabarán los nutrientes conforme los va usando.

Esta es la fase en la que intervenimos, lo que significa que el Bonsai depende de nosotros para reponer estos nutrientes.

Y lo hacemos mediante la acción de abonar el bonsai con una mezcla de elementos adecuados para él.

Los elementos, Carbono, Hidrógeno y Oxígeno forman la mayoría de los elementos que una planta necesita.

Estos son llamados Los Elementos Básicos y son obtenidos por la planta a través del Aire y el Agua

En un árbol vivo los Elementos Básicos representan el 80-99% del peso de un árbol.

Proveemos estos elementos al asegurarnos que nuestro bonsai esté en un área ventilada y que tenga la adecuada cantidad de agua a través del riego.

 Importancia de la Fertilización en Bonsais

Para el aficionado/a al bonsai, la función que asumimos de añadir un producto con función de abono, representa entre el 10 y el 1% de lo que nuestro árbol necesita y están compuestos por los nutrientes que toman la forma de Macro y Micro Nutrientes.

Los macro nutrientes constituyen ese 1-10% del peso de las plantas mientras que los micronutrientes se encuentran en cantidades mínimas que reciben el nombre de “trazas”,

Pero la disponibilidad de estos micronutrientes en las plantas suponen que la salud a largo plazo y la resistencia a enfermedades no se ponga en riesgo.

Los fertilizantes de macronutrientes son generalmente etiquetados con un análisis NPK, basado en el relativo contenido de los elementos químicos nitrógeno (N), fósforo (P), y potasio (K) que son comúnmente usados en cualquier abono.

Como se abona un bonsai

En el mundo del bonsai la aplicación de abonos orgánico es la opción preferida ya que enriquece el contenido orgánico de los sustratos ayudando a la actividad de hongos y bacterias beneficiosas, asegurando que no ocurran disbalances o que aparezcan los temidos bloqueos.

Un bloqueo es causado por una saturación de sales químicas en el sustrato de nuestro bonsai, lo cual sucede muy a menudo cuando usamos en las pequeña macetas de nuestro bonsai un abono químico demasiado potente.

En general los abonos químicos son muy fáciles de conseguir, son baratos y ricos en macronutrientes, son fáciles de aplicar, etc. Las cifras de sus etiquetas nos llaman la atención, pero no son el mejor producto para un bonsai.

Entre otros motivos por sus  considerables efectos secundarios en la tierra debido a la saturación de sal y reducción de actividad fúngica.

Tipos de abono

Podemos encontrar de forma general, dos tipos de abono para el bonsai. Es la primera de las diferencias y responde al origen.

Los abonos orgánicos y los abonos químicos minerales.

Los abonos minerales proceden de combustibles fósiles y son procesados por complejos métodos químicos, incluyendo la utilización de aditivos y métodos de síntesis a través de otros compuestos químicos, en ocasiones poco respetuosos con el medio ambiente.

Son mucho mas potentes que los naturales y su uso entraña un riesgo para la planta por ese mismo motivo. No están pensados para usar en bonsai.

Los abonos orgánicos, proceden de procesos sencillos basados en el compostaje de materia orgánica, procedentes de la agricultura, la industria de la madera o la ganadería.

Dentro de los abonos orgánicos, encontramos el abono sólido y el líquido. Visita las secciones que la escuela de bonsai online pone a tu disposición y conoce en detalle ambos tipos de abono.

De ellos, hay muchos formulados y comercializados especialmente para bonsai.

Tipos de abono para bonsai

El fertilizante líquido es el más fácil de aplicar y comparados con los fertilizantes sólidos son absorbidos por la planta más rápido, solo los disolvemos en agua con el riego y comienzan a  actuar.

Lombrico Bonsái Primavera 500mL
Lombrico Bonsái Primavera 500mL
  • Fertilizante liquido para Bonsáis.
  • 500mL
  • Producto especialmente diseñado para la época en que nuestros bonsáis necesitan un aporte equilibrado de elementos principales y micronutrientes para una correcta activación del crecimiento.
  • Además contiene materia orgánica y aminoácidos que mejoran las condiciones del sustrato, el vigor de la planta y la absorción de nutrientes.
  • Dosis de 5 mL de producto por litro de agua y regar con este caldo.

Los fertilizantes sólidos por otro lado requieren más tiempo para ser aplicados, deben de ser colocados uniformemente, evitar que manchen el sustrato con cestas y disgregarse con los ruegos y el tiempo aunque por eso mismo, aseguran mayor disponibilidad

Los abonos en formato líquido, tanto químicos como orgánicos pueden escurrir en el sistema acuífero subterráneo a través de los lixiviados, con efectos negativos sobre el medio, su flora y su fauna.

Si aceptas nuestro consejo, usa un fertilizante orgánico durante todo el año, el potente (5-5-5 por ejemplo )  durante la temporada de crecimiento y el suave en otoño.

Un bonsai es un árbol con todas las necesidades que tiene un árbol en la naturaleza. Al cultivarlo en una maceta, el árbol no puede extender su sistema de raíces como lo haría en el suelo, en busca de alimento y agua.

Por este motivo, encontramos en el mercado una amplia variedad de abonos especializados para bonsai, como biogold, que ofrecen en sus formulaciones todos los nutrientes necesarios. La tienda de la Escuela de bonsai online, los pone a tu alcance, con los mejores precios.

biogold abono
Abono de origen japonés marca BIOGOLD

Con estos productos podrás aportar a tu bonsai todos los elementos necesarios para estar sanos y vigorosos.

¿Cuando abonar un bonsai ? 

Existen dos épocas para abonar el bonsai, que son las mismas durante las cuales se desarrollan sus procesos metabólicos (crecimiento y desarrollo). Estos periodos reciben el nombre de periodos vegetativos y tienen gran importancia por el esfuerzo que la planta realiza.

El periodo vegetativo coincide con la época que el bonsai más necesita de abonado. Va desde el principio de la primavera a finales del otoño. Para responder de forma más sencilla a la pregunta de como abonar un bonsai, dividimos el abonado en dos,  abonado de primavera y abonado de otoño.

La época de máximo calor frena el proceso vegetativo unas semanas. Así pues el abonado debe durar de primavera a otoño y deberemos reponer cuando el abono se agote en este periodo. Solo las 3 o 4 semanas de maximizo calor, deberemos de parar el abonado.

¿Te resulta difícil?

No lo es. Aquí tienes una pauta sencilla de abonado con la que empezar. Comienza a final de inverno, cuando los días largan y empiezan a subir las temperaturas. Puedes personalizarla a tu gusto e ir añadiendo nuevos productos.

Calendario de abonado

Finales de invierno:Colocamos abono sólido de lenta liberación en nuestras macetas. Tarda unos unos días en comenzar a hacer efecto, así cuando las raíces comienzan a activarse, ya hay nuevos nutrientes disponibles en el suelo. Necesitamos abonos con cifras de NPK altas.
Primavera:Renovamos el abono sólido por abono nuevo, y mantenemos hasta verano. Comenzamos a aplicar abono líquido semanalmente en el agua del riego. Necesitamos cifras de NPK altas.
Verano:No necesitamos abonar, dejamos el abono que quede de la primavera
Final de verano, principios de otoño:Colocamos abono sólido de lenta liberación en nuestras macetas otra vez. Necesitamos abonos con cifras de Nitrógeno moderadas. El árbol puede dar una segunda brotación y comienza a acumular reservas para el invierno. Podemos aplicar una dosis de abono líquido con aminoácidos.
InivernoSe abonan las ulmaceas.
Calendarios de abonado

Este es un sistema sencillo, aporta ahora tu propio toque y los prodcutos que más te gustan.

Recordemos ahora algunas claves para abonar correctamente.

  1. No se abona el bonsai hasta un mes después del trasplante.
  2. Podemos mezclar abonos sólidos y líquidos. Nunca mezclaremos abonos orgánicos con abonos químicos.
  3. Debemos cumplir las dosis que el fabricante aconseja.
  4. En árboles en formación hay que abonar muy fuerte.
  5. En otoño también se abona.
  6. El abonado es una técnica más, debemos valorar los objetivos que que queremos conseguir.
[Total: 1   Promedio: 5/5]